Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco respalda que Andalucía "avance" en competencias

La dirección federal "estudiará" el mecanismo planteado por los socialistas andaluces

El secretario federal de Organización del PSOE, José Blanco, consideró ayer que "posible" y "legítimo" que Andalucía "avance" en la asunción de nuevas competencias que ahora ejerce de forma exclusiva el Gobierno central. Blanco se mostró más cauto al enjuiciar la fórmula que han planteado los socialistas andaluces: incluir en la reforma del Estatuto andaluz una disposición que forzaría la aplicación del artículo 150.2 de la Constitución para transferir varias competencias. "Habrá que estudiarlo", indicó el dirigente socialista.

La propuesta de los socialistas andaluces, que no ha sido aún discutida por la ponencia parlamentaria de reforma del Estatuto andaluz, es aprovechar el nuevo texto estatutario para incluir una disposición adicional que permita a la comunidad asumir cuatro materias de competencia exclusiva del Estado: puertos y aeropuertos, servicio meteorológico, cuenca del Guadalquivir y museos y archivos. La propuesta del PSOE andaluz también detalla cómo se haría ese traspaso: "Al amparo del artículo 150.2 de la Constitución, la comunidad autónoma de Andalucía asume, mediante transferencia o delegación las facultades (legislativas y/o de ejecución) de competencia del Estado".

El secretario federal de Organización del PSOE, que ayer participó en un acto de las organizaciones sectoriales del partido en Sevilla, dio por hecho que el "proceso de perfeccionamiento del Estado de las Autonomías" que impulsan los socialistas facilitará que Andalucía aumente su "capacidad de gestión" de nuevas competencias. "Podemos avanzar para que las comunidades gestionen competencias que son del Estado a través del desarrollo del artículo 150.2", indicó Blanco.

El artículo 150.2 de la Constitución faculta al Estado a "transferir o delegar en las comunidades autónomas facultades de titularidad estatal", siempre a través de una ley orgánica y con la "correspondiente transferencia de medios financieros". Es el artículo que usa el Gobierno para fundamentar el traspaso de competencias a las comunidades. "Su uso es legítimo porque es una previsión constitucional", adujo Blanco, quien sin embargo, eludió pronunciarse sobre la conveniencia de condicionar la iniciativa del Gobierno al obligar a su aplicación desde el texto de un Estatuto, como plantean los socialistas andaluces.

"Habrá que estudiarlo", se limitó a decir Blanco cuando se le inquirió en conferencia de prensa sobre esta cuestión. El dirigente socialista precisó que la solución que "sirva para Andalucía puede servir luego a Valencia o Galicia" y recalcó que hay que "compatibilizar el interés general con el deseo de autogobierno de las autonomías".

El dirigente socialista fue también cauto al referirse a la propuesta de financiación recogida en el Estatuto catalán, criticada por los socialistas andaluces que defienden que las normas estatutarias sólo deben recoger principios generales y no condicionar el modelo de financiación en el que participan todas las autonomías. Blanco aseguró que habrá un nuevo sistema que mejorará la financiación de las autonomías. "Cada uno piensa en su territorio, es normal, pero lo que el Gobierno va a asegurar es que el nuevo modelo garantizará la suficiencia financiera a las comunidades al tiempo que se mantendrá la solidaridad entre ellas".

Ante los militantes, Blanco insistió en que Cataluña, como el resto de comunidades que han iniciado un proceso similar, "tendrá un Estatuto reformado y plenamente constitucional". Y achacó el discurso "catastrofista" y "crispado" de los dirigentes del PP a que "Cataluña abrió las puertas al cambio político en España, como ocurrió en Andalucía en 1982". "Eso es algo que la derecha española no ha perdonado jamás a Andalucía", añadió el dirigente socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005