Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REGULACIÓN DEL SECTOR AUDIOVISUAL ANDALUZ

Los grupos se acusan del bloqueo de la ley de reforma de la RTVA

Los socialistas aseguran que IU quiere reproducir el modelo de la etapa de la pinza

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, anunció el 20 de abril de 2004 en su investidura su "propósito y compromiso" de que el director general de la empresa pública de Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) fuera elegido por una mayoría cualificada del Parlamento. El 2 de septiembre de ese año, el Gobierno andaluz remitió a la Cámara un proyecto de ley de reforma de la Radio Televisión de Andalucía que modifica cuatro artículos. Y hasta hoy.

El PSOE eludió en su programa para las elecciones del 14 de marzo de 2004 incluir la promesa de que el director general de RTVA fuese elegido por el Parlamento y dejó en manos de la legislación estatal su desarrollo. Una vez que las elecciones generales las ganó contra pronóstico el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, Manuel Chaves adquirió el compromiso en su discurso de investidura como presidente de la Junta.

La modificación de la ley propuesta por el Gobierno afecta básicamente a dos aspectos: la elección del director general por parte de tres quintos de la Cámara (65 diputados) y reforzar la figura del presidente del Consejo de Administración de la RTVA.

Los cuatro grupos parlamentarios están de acuerdo en que la elección del ejecutivo recaiga en el Parlamento, aunque PP y PA mantienen que con una mayoría cualificada más vigorosa, dos tercios (73 votos). Éste es el único punto de partida en el que hay coincidencias, pero ya ha transcurrido más de un año desde que el Ejecutivo presentó la ley, pasó el debate de totalidad (con enmiendas de PP y PA) y la comisión parlamentaria no ha movido ni un papel.

Las versiones sobre el porqué de este notable retraso son varias, aunque es evidente que los partidos para dar su sí al nuevo directivo quieren parcelas de poder. El PSOE, que tiene mayoría absoluta, culpa del bloqueo a IU y PA por "romper" lo que se acordó en el paquete del impulso democrático. Este acuerdo, del que se salió el PP en el último minuto, incluía la modificación de la ley de RTVA, aunque los firmantes se reservaban su derecho a presentar enmiendas.

IU y PP aseguran que a los socialistas les interesa mantener sine die al actual director general, Rafael Camacho.

El PSOE se queja de que, cuando ha hablado con IU, hay dos posiciones: la del coordinador, Diego Valderas, y la de la portavoz parlamentaria, Concha Caballero, quien "en coherencia con su discurso quiere modificar toda la ley", afirma el secretario de Organización socialista, Luis Pizarro. Caballero replica: "Al PSOE le ha dado por decir que yo soy la mala, muy honesta, pero la mala, y lo que estamos haciendo es defender nuestra alternativa. Desde hace 12 años defendemos que el director general lo elija el Parlamento. Muchas de las 27 enmiendas han sido saludadas como positivas por el portavoz socialista, Manuel Gracia".

El interlocutor de IU para hablar con el PSOE de los cambios en la televisión pública es Valderas. Pizarro asegura que lo que la federación pide es "reproducir el modelo de la RTVA en la etapa de la pinza". Es decir, un reparto a cachos de esto para ti y esto para mí. Habla Valderas: "Es mentira que queramos colar a dos, 10 o 20. Cuando decidamos si el director general es Pepito López o Manolita Pérez queremos también formular algunos elementos a esa persona y aceptar que hablemos de equipo". ¿Y eso no es pedir cacho? "No", responde.

La última conversación entre socialistas e IU se celebró el pasado mes de septiembre en la que se decidió crear una comisión "que no se ha reunido", asegura Valderas. "Han sido ellos, no nosotros, los que la han paralizado", subraya.

De nuevo Pizarro: "No estamos en una estrategia de dilatar, pero queremos movernos en un contexto de profesionalidad y que el director general tenga margen de confianza para hacer su equipo". Con sus 61 diputados, el PSOE puede sacar adelante la reforma de la ley, pero, no el director general, ya que le hace falta al menos cuatro votos. ¿Y que pasa con el PA? "Se retiró", comenta.

José Luis Sanz (PP) tiene claro que el PSOE "ya no tiene tanta prisa" para elegir a un nuevo director general, después de los derroteros por los que discurre la legislación estatal, y le interesa mantener "la insostenible situación de manipulación informativa". Y añade: "IU no tiene el más mínimo margen para bloquear el proceso, porque se van a conformar con las cuatro migajas que le van a dar".

Migajas no eran las que pidió el PP hace un año cuando se negoció el paquete de impulso democrático, en el que reclamó un acuerdo "firmado" sobre el director general, el director de informativos y el control de la información del PP en Canal Sur.

Y mientras tanto está una empresa que en 2006 contará con un presupuesto de 244,5 millones de euros. La interinidad no ha afectado a su marcha: en el primer semestre de 2005 ha reducido el déficit en un 57,4%, en un 1% los gastos; la publicidad ha crecido en un 14% y tiene una audiencia récord (un 21,5% Canal Sur TV). "Mantener esta situación de prórroga indefinida es un error. La gente necesita un referente de futuro", advierte un responsable de la RTVA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005