Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

En casa

Escribo sábado tarde, recién aterrizada desde Puerto Rico ( Iberia, tus retrasos terapéuticos nos hacen más humildes, pero también 5 horas más viejos: todas echadas a perder en el inútil limbo aeroportuario). Vuelvo a casa desde casa, que así te hace sentir el calor boricua, superior el humano al meteorológico. Y por algunas otras cosillas que quiero relatar. En toda la isla, la construcción ha aumentado un 20% en septiembre. A la costa de Luquillo le brotan torres estilo Benidorm y los lujosos Resorts con campo de golf dominan el territorio. Frente a Fajardo, un cayo violado por varias moles. Agonizan las pequeñas casas de colores alegres y enrejados de puntilla. Desmontes por doquier: al otro lado de la carretera ya no queda loma sin urbanización y la ruta 66 sigue abriéndose paso entre el bosque. Cierran las fábricas, todo es turismo y comercio.

El municipio de San Juan padece un déficit de 80 millones, negado por el alcalde. Entre la playita de El Condado y el horrible Caribe Hilton, el Puente Dos Hermanos siempre está atascado. Mi anfitriona comenta que las obras duran ya más de lo que tardaron los japoneses en construir un aeropuerto y la isla que lo sostiene. El Nuevo Día recoge las protestas de los médicos por la privatización del hospital de La Carolina, las listas de espera quirúrgica, la huelga de transportistas y que las plantas de la Autoridad de Energía Eléctrica contaminan más de lo tolerable. También el escándalo de los religiosos mercaderes, especuladores de suelo y propietarios de emisoras de radio.

Dos obreros han muerto construyendo una carretera: trabajaban para una subcontrata de plomería y se habla de negligencia. Félix López, de 57 años, condenado a 3 años por amenazas y violar la Ley de Armas, con orden de alejamiento pero en libertad, asesina de varios escopetazos a su ex esposa, Socorro del Pilar Cosme, de 47 años. Las mujeres se manifiestan por el viejo San Juan, hasta la plaza del Ayuntamiento.

Como en casa. Porque...¿verdad que les suena, esta canción?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005