Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Décima jornada de Liga

Sylvinho, el triunfo de la paciencia

El lateral brasileño del Barça ya es titular y ha dado tres goles tras comenzar de reserva

No jugó ni un minuto hasta la quinta jornada, en aquel partido en el que Rijkaard comenzó las rotaciones, dando descanso a Ronaldinho y Deco, en el campo del Betis (1-4). Desapareció de la alineación a la jornada siguiente, ante el Zaragoza, reapareció en Riazor y, desde entonces, se presenta como el lateral zurdo titular del Barça. Sylvinho (São Paulo, 1974) ha vivido pues la mejor racha azulgrana desde que fichó por el club en 2004: tres victorias consecutivas en el Camp Nou ante Osasuna, Málaga y Real Sociedad.

"Hay que tener paciencia, porque siempre te llega la oportunidad de jugar", cuenta. "El entrenador tiene la última palabra, pero mi objetivo es volver a jugar en el campo del Getafe". Desde la discreción en la calle y la locuacidad en el campo, Sylvinho le ha tomado cierta ventaja a Van Bronckhorst en la Liga, mientras que en la Champions continúa inédito. "No he jugado en Europa y me gustaría hacerlo", señala el brasileño. "Ocurre que las cosas en este Barça están muy bien y, además, no tengo derecho a preguntar a Rijkaard por qué no juego en la Liga de Campeones".

Los registros de Sylvinho en la Liga son especialmente notables, sobre todo en ataque, por sus últimas asistencias, ante Osasuna -marcó Eto'o-y frente a la Real por dos veces -Puyol cabeceó el córner botado por el brasileño y Larsson remató a la red un espléndido servicio del zurdo-. "Mi virtud es que tengo paciencia", subraya Sylvinho. "Cuando salí de Vigo para venir al Barça, aposté por mí mismo, de la misma manera que otros apuestan por un club determinado o por ciertas personas. Creí y creo que puedo jugar en el Barça. Mientras tenga aliento, lo daré todo, pero cuando vea que físicamente no estoy bien, seré el primero en irme". Sylvinho recaló en el Camp Nou después de sentenciar a Van Gaal en su segunda etapa como entrenador del Barça a raíz de un gol suyo que le dio la victoria al Celta. "Fue un centro- chut que me salió perfecto. Una gozada", recuerda el lateral. "Me gustaría irme del Barça marcando un gol similar, aunque aquí será más difícil porque hay muchos y buenos delanteros. Yo estoy para ayudar. Soy un obrero". De momento, este atleta de Cristo, aficionado a la música gospel, seguirá corriendo la banda izquierda, por detrás de Ronaldinho -"con él tengo muchas opciones, su juego es pura magia", dice- y esperando que Rijkaard le mantenga la confianza. "Este Barça es genial, ofensivo, y mis características de juego son ideales", concluye Sylvinho, tras señalar a Messi como un futbolista 10: "Es muy bueno y, además, absorbe lo que oye como una esponja. Es muy listo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005