Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cuatro sospechosos de matar a golpes y cuchilladas a un joven dominicano

Dos de los chicos detenidos tienen 17 años, y los otros dos, la misma edad que el fallecido

La policía detuvo ayer a cuatro jóvenes sospechosos de haber participado en la muerte a puñaladas, en la madrugada de ayer, del dominicano Jimmy Junior Ureña del Villar, de 18 años. Los agentes les intervinieron un palo acabado en tres clavos. El joven fallecido llevaba en España cinco meses y vivía con su madre en el barrio de Urgel. Sus tres hermanos y su padre continúan en Santo Domingo. Los conocidos de Jimmy dicen que no pertenecía a ninguna banda, y que, de momento, ni trabajaba ni estudiaba, porque estaba arreglando los papeles para poder buscar un empleo.

"Era un buen chico", aseguraba ayer con lágrimas en los ojos Guillermo, un amigo de la familia, a las puertas del Instituto Anatómico Forense, donde le fue practicada la autopsia al cadáver de Jimmy Junior Ureña. "Hay que acabar con estas muertes. Si es necesario, habrá que poner un policía en cada esquina", se lamentaba.

Jimmy sólo llevaba cinco meses en España. Vivía con su madre en la zona de Urgel, en el distrito de Carabanchel. No tienen más familiares en Madrid, mientras que en la República Dominicana residen los tres hermanos menores de Jimmy y su padre. "Su madre es una gran trabajadora y luchadora. Vino aquí, como muchos de nosotros, hace unos cuatro años a ganarse la vida de forma decente. Ahora que había conseguido traer a su hijo, le ha ocurrido esta desgracia. Está destrozada", comenta una amiga.

Según varios conocidos de Jimmy, "el chico quería encontrar un trabajo y estaba arreglando los papeles para poder buscarlo". Pero no le dio tiempo. A las 0.30 de ayer le asesinaron cuando estaba en compañía de unos amigos en la confluencia de las calles de Arturo Soria y del Misterio, en el distrito de Ciudad Lineal, lejos de donde vivía con su madre.

Lluvia de golpes

Un grupo de jóvenes le comenzó a increpar y uno de ellos sacó una navaja con la que le asestó seis puñaladas en la espalda, junto a los riñones y en los costados. Jimmy no sobrevivió a la lluvia de golpes y cuchilladas. Los efectivos del Samur- Protección Civil le encontraron en parada cardiorrespiratoria.

Las chicas que acompañaban a la víctima en el momento de la agresión culparon a los integrantes de la banda de los Latin King. Algunos chavales clamaban venganza y aseguraban "que esto no se va a quedar así". Los allegados a la familia mantienen que Jimmy no pertenecía a ninguna banda.

La Brigada de Policía Judicial investiga si el chico había estado involucrado en alguna reyerta o pelea callejera anterior entre bandas rivales que pudiera haber motivado la agresión. Los agentes detuvieron ayer a cuatro jóvenes sospechosos de haber participado en el crimen. Dos de ellos, Geoffrey y Marco, tienen 17 años, mientras que los otros dos, Remigio y Darwin, la misma edad que el fallecido, 18 años. La policía les intervino un palo acabado en tres clavos. Además, los agentes encontraron la hoja de un cuchillo en el lugar del suceso.

Ésta es la tercera muerte violenta protagonizada por bandas latinas callejeras en lo que va de año, en caso de confirmarse la participación en el crimen de los Latin King.

Tras esta nueva agresión, el secretario general de Juventudes Socialistas de Madrid, Óscar Blanco, ha denunciado que el Gobierno regional no toma medidas para erradicar las bandas juveniles de carácter violento, especialmente los grupos neonazis y las bandas latinas. Por eso, propone a la Comunidad la elaboración de un Plan de Convivencia, con el objetivo de educar en valores y prevenir conductas violentas.

Blanco aboga por la elaboración de un plan de habilitación de espacios públicos y educativos en horario no lectivo para jóvenes, en el que se puedan programar actividades para jóvenes y adolescentes. Este plan se aplicaría en los municipios y distritos más afectados por este problema y estaría coorganizado por las asociaciones juveniles.

Primera expulsión de un pandillero

La primera orden de expulsión de un pandillero latino ya ha sido ejecutada, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid. Se trata de uno de los cuatro jóvenes ecuatorianos, integrantes de la banda de los Ñetas, que participaron en una reyerta en los bajos de Azca (Tetuán) a mediados del pasado septiembre.

El delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, informó el pasado 18 de octubre que había decretado la expulsión de España de los cuatro pandilleros. Esta medida se repetirá siempre que sea posible y con la máxima celeridad, según Méndez.

Aparte del chico ya expulsado del territorio nacional, hay otros dos que en breve seguirán el mismo camino, ya que las autoridades están tramitando las correspondientes órdenes. La expulsión del cuarto integrante de la pandilla también está muy avanzada, pendiente sólo de un trámite que corresponde a un juzgado de Huelva.

La Fiscalía de Madrid ha realizado recientemente un dictamen, solicitado por la Delegación del Gobierno en Madrid, en el que considera que los jóvenes integrantes de bandas latinoamericanas pueden ser acusados de asociación ilícita. "Pero eso requiere una investigación más sofisticada y a más largo plazo", admite Méndez.

La creciente conflictividad causada por este tipo de pandilleros -la policía madrileña tiene fichados a más de 500- preocupa a las autoridades. Por eso, Méndez ha encargado a los investigadores que ahonden en la estructura, el funcionamiento interno, las estrategias y los sistemas de captación de sus miembros, así como sus objetivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005

Más información