Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Saxo chotis

Hoy cumpliría 291 años el belga Antoine Joseph Sax (1814-1894), inventor del saxo, único instrumento musical que lleva el nombre de su creador. Hoy también se cumplen 35 años de la muerte del genial compositor mexicano Agustín Lara (1900-1970), uno de los grandes del bolero, autor del chotis Madrid. Por puro azar, estos días el saxo y Lara rondan la capital. Sensualidad y lamentos. Vértigo y Nueva Orleans. En el primer concierto del Festival de Jazz de Madrid, el saxofonista cubano Paquito D'Rivera presentó el martes a sus compatriotas Los Chicos del Jazz, que hicieron una sorprendente versión del famoso chotis en clave de jazz latino. Como el chotis tiene origen escocés, el cóctel es excitante. Puede que el saxo y los cubatas le ayuden a salir de su secular letargo.

No es que Madrid sea ciudad muy jazzística, pero hay una parroquia fiel que se forjó en torno a aquel mítico Whisky Jazz y que ahora merodea por Clamores, el Café Central, Calle 54, Populart, Segundo Jazz o el Colegio Mayor San Juan Evangelista. El saxo de Pedro Iturralde suena en Madrid desde hace décadas; algunos lo consideran un distintivo tradicional de la noche capitalina. Joseph Sax creó un instrumento sin el que no se entendería el sonido de nuestro tiempo, con la fuerza del metal y las cualidades de la madera. Charlie Parker, Lester Young, John Coltrane. Sax murió solo y ovidado. El saxo sabe mucho de amarguras.

Agustín Lara, que tiene plaza y estatua en Lavapiés, también es interpretado en clave flamenca esta semana. Enrique Heredia, El Negri, fundador de La Barbería del Sur, cantará por soleá el chotis Madrid en el X Festival Internacional de Jazz de Ciudad Lineal. El Negri está fascinado con Lara desde niño; el chaval vivía muy cerca de la estatua del compositor en Lavapiés. Ahora le dedica El último beso, un disco con canciones del mexicano que vivió rodeado de mujeres, coñá, cigarros y música.

Se han conjurado el jazz, el flamenco, el saxo, el bolero, el duende y los cubatas para llegar a esta conclusión: hay otra forma de entender el chotis, ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 2005